Saltar al contenido
Anuncios

Lo que vi en mi espejo de obsidiana

enero 28, 2012

Tezcatlipoca quiere decir “Espejo que ahúma”. Era el dios de la guerra (como Júpiter), del cielo estrellado. Era invisible y andaba por todos lados: por el cielo, la tierra y el inframundo.  Dicen que cuando andaba en la tierra movía enemistades y   por eso le decían Nécoc Yáotl, que quiere decir el sembrador de discordias. Como parte de su atavío llevaba un espejo de obsidiana o bien en el pecho, colgado detrás, o sustituyendo un pié (como en esta ilustración del Códice Borgia). En la Historia de la Conquista de la Nueva España, Sahagún describe dicho espejo como un “catalejo” a través del cual mira a la gente y sabe lo que piensa.

La obsidiana es un vidrio volcánico con un alto contenido de silicio que se presenta en varios colores que van desde el gris hasta el negro brillante y translúcido. Esta variedad es la que se usaba para elaborar el famoso espejo humeante.

Si alguien te mostrara un espejo de obsidiana (real o simbólico) verías el reflejo de tu rostro en la superficie negra y brillante. Verías también una constelación de estrellas en miniatura. Estas estrellitas pueden distraerte y no te dejarían ver el fondo del espejo, o tu corazón. Recordemos que en el concepto Náhuatl del ser humano el hombre y la mujer debían poseer un rostro y un corazón (in ixtli, in yóllotl). La fisionomía moral de cada persona se expresaba a través del rostro mientras que principio dinámico del propio yo residía en el corazón, como indica León Portilla en su libro Los Antiguos Mexicanos.

Muchas veces en el flamenco me he encontrado con que hay muchas “estrellitas” o humo que han intentado distraerme, sembrar discordia entre mis convicciones. Por ejemplo, a pesar de que los grandes artistas del flamenco han buscado siempre traer a su arte lo que ellos son (no lo que otros les han dicho que deben ser) y se resalta tanto la importancia de la expresión personal, a menudo me he encontrado con un curioso rechazo contra los que no pertenecemos por nacimiento al grupo que dicta lo que es el flamenco. Es decir, que lo que me hace diferente me coloca en un plano de desigualdad del tipo “por ser mexicana y no… te faltan ciertas características y por lo tanto nunca podrás…” Mi espejo de obsidiana me ha enseñado que por ser quien soy, por tener el rostro y corazón heredado de mis padres y forjado por mi experiencia de vida tengo ciertas características que siempre me harán quien soy y espero que siempre se noten en mi baile y en todas las cosas que hago.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. enero 28, 2012 8:38 pm

    “…Ahora, fíjese: Murena decía que el escritor debía volverse anacrónico, es decir, contra el tiempo.

    ­Es una espléndida idea, ¿;eh? Casi todos los escritores tratan de ser contemporáneos, tratan de ser modernos. Pero eso es superfluo ya que, de hecho yo estoy inmerso en este siglo, en las preocupaciones de este siglo, y no tengo por qué tratar de ser contemporáneo, ya que lo soy. De igual modo, no tengo por qué tratar de ser argentino, ya que lo soy, no tengo por qué tratar de ser ciego ya que, bueno, desgraciadamente, o quizás afortunadamente, lo soy… tenia razón Murena.” Diálogos con Borges: El Orden y el Tiempo.

    Los espejos nos muestran quienes somos, sólo tenemos que verlo, sin miedo.

  2. Abraham Casanova permalink
    febrero 2, 2012 3:20 am

    Maquiavelo escribió: “No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de nuevas leyes.”

    También: “…los que llegan a ser príncipe por la fortuna, les resulta fácil ascender , pero muy difícil mantenerse en el poder…”

    ¿Será que el Flamenco Mexicano es una nueva “ley” que se está escribiendo?

    ¿Acaso los que pertenecen al grupor por nacimiento, o “príncipes por fortuna” podrán “mantenerse en el poder” al jugar conforme a lar reglas establecidas en lugar de re-escribirlas?

    • febrero 4, 2012 8:23 pm

      Abraham, me has dejado sin palabras :O

      • Abraham Casanova permalink
        febrero 13, 2012 3:05 am

        Mucho ánimo Fabiola, y muchas felicidades por su última presentación. Se ve que fue un éxito bien merecido.

  3. Patricia Ochoa permalink
    febrero 12, 2012 12:35 am

    Aline y Fabiola.
    Las admiro mucho y cada vez me sorprendo más de la belleza que tienen y de como trasmiten su sentimiento y belleza interior.
    Patricia Ochoa.

  4. Abraham Casanova Valdes permalink
    febrero 12, 2012 12:39 am

    Aline.
    Siempre te he dicho que aquello que vale la pena cuesta trabajo y tarda en dar frutos.
    Lo que están emprendiendo tu y Fabiola revoluciona el flamenco y la mente de quienes lo entienden, es por ello que es mayor el mérito de lo que están haciendo.
    Recuerda que para atrás ni un paso, ni siquiera para agarrar impulso.
    Adelante, adelante y adelante.
    A.Casanova.

    • febrero 12, 2012 1:05 pm

      No sé yo si estemos revolucionario este antiguo arte, lo que sí sé es que estamos disfrutando este proceso muchísimo. Gracias por tu paoyo de siempre, siempre, siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: